sábado, 11 de febrero de 2017

Nace su hijo y SE LO INTENTA COMER en el hospital

El hospital chino de Shenzhen fue escenario de uno de los hechos más escabrosos en ese país. Un grupo de médicos salvó a un recién nacido de ser comido por su propia madre. El hecho se registró cuando el bebé tenía tan solo tres días de nacido. Aunque la extraña historia comenzó unos días antes.

Un grupo de médicos de ese hospital encontró a la mujer en labores de parto tirada en una calle de la ciudad. La ayudaron y la llevaron al hospital de Shenzhen.

Luego de dar a luz, el desarrollo tanto del bebé como el de la madre fue normal.

Al tercer día, cuando una enfermera entró a la habitación donde estaba los recién nacidos, vio a la mujer mordiendo el brazo izquierdo de su hijo.

Las auxiliares, aún en shock, describieron el momento en que esta madre intentó comerse a su bebé, días después de dar a luz. Una enfermera encontró a la joven de 24 años con sus dientes hincados en el pequeño brazo del niño. Hizo sonar las alarmas e intentó separarla del bebé.

Según los testigos, la mujer estaba fuera de sí. Tenía tanta fuerza que tuvo que venir un grupo de médicos para contenerla y quitarle al bebé de la boca. De hecho, sólo pudieron quitarle al niño completamente cuando lograron aplicarle un sedante. “Es muy impactante, el brazo estaba muy dañado. Por suerte los doctores lograron quitárselo de la boca”, aseguró conmocionado el vocero del hospital.